Cargando...

Testimonios

Eva, 35 años

"La primera inseminación trajo el primer test positivo, duró poco pero sirvió mucho. En pocos días el embarazo se detuvo, sabíamos que era una posibilidad, sin embargo para mí fue lo mejor contactar con que era posible estar embarazada y que por lo pronto llevaría sólo más tiempo, no más que eso"
Ver Historia Completa >>
2017-03-07T11:04:19-03:00
"La primera inseminación trajo el primer test positivo, duró poco pero sirvió mucho. En pocos días el embarazo se detuvo, sabíamos que era una posibilidad, sin embargo para mí fue lo mejor contactar con que era posible estar embarazada y que por lo pronto llevaría sólo más tiempo, no más que eso" Ver Historia Completa >>

Adriana, 32 años y Pablo, 43 años

"Así fue que una mañana de mayo suena el teléfono y nos informan que teníamos adjudicados embriones para nosotros… fue como tocar el cielo con las manos… no puedo poner en palabras la felicidad que me invadió en ese momento, corrí a contarle a Pablo, y saltábamos de la emoción; nos abrazamos y lloramos"
Ver Historia Completa >>
2017-03-07T11:03:32-03:00
"Así fue que una mañana de mayo suena el teléfono y nos informan que teníamos adjudicados embriones para nosotros… fue como tocar el cielo con las manos… no puedo poner en palabras la felicidad que me invadió en ese momento, corrí a contarle a Pablo, y saltábamos de la emoción; nos abrazamos y lloramos" Ver Historia Completa >>

María Elena, 33 años

"estoy buscando mi segundo hijo como madre soltera por inseminación con semen de banco. Camila Lucía tiene 19 meses nació el 16/06/2015, gracias al equipo de GESTAR. Fue en la cuarta inseminación con la mejor atención y cuidado de la privacidad y respeto a mi decisión"
Ver Historia Completa >>
2017-03-07T11:02:49-03:00
"estoy buscando mi segundo hijo como madre soltera por inseminación con semen de banco. Camila Lucía tiene 19 meses nació el 16/06/2015, gracias al equipo de GESTAR. Fue en la cuarta inseminación con la mejor atención y cuidado de la privacidad y respeto a mi decisión" Ver Historia Completa >>

Mónica, 39 años

"Encontramos en Marisa y su gente, mucha experiencia profesional y conocimiento, pero sobre todo un equipo dispuesto a escuchar y a sumar desde lo humano.Nunca nos dejaron bajar los brazos y siempre pusieron sobre la mesa todos los escenarios posibles para ayudarnos a elegir el mejor camino"
Ver Historia Completa >>
2017-03-07T10:50:27-03:00
"Encontramos en Marisa y su gente, mucha experiencia profesional y conocimiento, pero sobre todo un equipo dispuesto a escuchar y a sumar desde lo humano.Nunca nos dejaron bajar los brazos y siempre pusieron sobre la mesa todos los escenarios posibles para ayudarnos a elegir el mejor camino" Ver Historia Completa >>

Jimena, 30 años

"Todo el equipo fue súper importante en el proceso: secretarias, psicóloga, ginecólogas, ecografistas...Siempre dispuestas a ayudar en lo que sea!
Nos enseñaron que con paciencia, ganas y esperanza se logra! Y así fue como después de terapia, pinchazos, ecografías, aspiración de óvulos y formación de embriones,
en el primer intento llego el positivo"
Ver Historia Completa >>
2017-03-07T10:49:53-03:00
"Todo el equipo fue súper importante en el proceso: secretarias, psicóloga, ginecólogas, ecografistas...Siempre dispuestas a ayudar en lo que sea! Nos enseñaron que con paciencia, ganas y esperanza se logra! Y así fue como después de terapia, pinchazos, ecografías, aspiración de óvulos y formación de embriones, en el primer intento llego el positivo" Ver Historia Completa >>

Algunos Testimonios

Jimena

Solo palabras de agradecimiento a este hermoso grupo humano…
Tengo 29 años y una hija de 11 meses.
A los 27 años empezamos a buscar nuestro primer hijo…
Al no quedar en el primer mes, empezamos a buscar ayuda. Mi problema era un tema anatómico por una cirugía de mi infancia. Mis trompas no estaban bien colocadas a causa de la misma y estaban tapadas, por lo cual de forma natural iba a ser muy difícil quedar embarazada.
Antes de ir a GESTAR concurrí a otros ginecólogos los cuales no pudieron hacer nada al respecto. Me fui a Buenos Aires y luego de tratamientos de fertilización tampoco logré el cometido.
La experiencia en Bs. As. no fue buena. No estaba en mi casa, estaba en un hotel, el tema del reposo, comidas, familia y seguimiento del mismo era muy incómodo y estresante. Teníamos como pareja muchos sentimientos encontrados! Desesperanza, ansiedad, tristeza y realmente creíamos que no lo íbamos a lograr!
Por una amiga nos enteramos de GESTAR, nos dieron hora enseguida y las palabras de Marisa nos dieron mucha fuerza: NOSOTRAS LOS VAMOS AYUDAR! Sentí realmente el apoyo de ella! Sentíamos q no estábamos solos. Y así fue!
Hicimos todo al pie de la letra.
Todo el equipo fue súper importante en el proceso: secretarias, psicóloga, ginecólogas, ecografistas…
Siempre dispuestas a ayudar en lo que sea!
Nos enseñaron que con paciencia, ganas y esperanza se logra! Y así fue como después de terapia, pinchazos, ecografías, aspiración de óvulos y formación de embriones, en el primer intento llego él positivo!!
Después de un año de tantos negativos, llantos, angustia y ansiedad llego la alegría más hermosa de nuestras vidas!!!
Y no lamentamos nada de lo vivido porque aprendimos que lo bueno se hace esperar!!

María Elena, 33 Años

Hola, mi nombre es María Elena hoy tengo 33 años y estoy buscando mi segundo hijo como madre soltera por inseminación con semen de banco. Camila Lucía tiene 19 meses nació el 16/06/2015, gracias al equipo de GESTAR. Fue en la cuarta inseminación con la mejor atención y cuidado de la privacidad y respeto a mi decisión. Tenía 30 años cuando decidí ser madre soltera  ahí me respondieron todas las preguntas y dudas que tenía estoy muy conforme . Gracias a todo el equipo de GESTAR.

Saludos María Elena

Adriana, 32 Años Y Pablo, 43 Años

Queremos contarles como ha sido nuestro camino en esto de lograr el sueño de ser papas…

Mi nombre es Adriana tengo 32 años, mi esposo Pablo tiene 43 años.

Nos conocemos desde hace 12 años, Pablo divorciado, dos nenes de su matrimonio anterior, yo sin hijos.

Desde hace 6 años comenzamos a buscar nuestro bebe con toda la ilusión y entusiasmo pasó el primer segundo, tercer mes nada…y así fue que a los seis meses de no usar ningún método anticonceptivo y decido hacer la primer consulta con mi ginecólogo, nada a destacar…me propone bajar de peso y relajarme…”.sos muy joven aun”…me dijo.

Así fue que pasaron otros seis meses, baje 10 kilos como me lo pidió el doctor, en una nueva consulta me mandan algunos análisis donde surge solo una prolactinemia elevada, me recetan medicación y listo…vendría nuestro bebe.

Algunos retrasos menstruales que hicieron crecer más la ansiedad…varios test negativos que comenzaban a doler lentamente.

El tiempo seguía corriendo…y comenzaba a aparecer la duda si realmente podría ser mamá, no podía comprender la razón de por qué la vida se ensañaba conmigo en quitarme esta posibilidad.

Desde los 23 años que yo ya estaba cumpliendo el rol de mamá con los dos nenes de mi pareja así que me parecía injusto que yo no pudiera tener mi bebe…además comenzaron a aparecer bebes por todos lados…compañeras de trabajo, vecinas, hermanos, todas mis amigas tuvieron su primer bebe y su segundo también…y si bien amé desde el día uno a todas mis sobrinitos…el dolor crecía cada día.

Cada poco tiempo alguien que te pregunta “y para cuando vas a tener bebes…no seas vaga”…esa frase que te desarma por dentro creo haberla escuchado miles de veces y lo que generaba no lo puedo explicar…

Entre medio de esta búsqueda incansable decidimos casarnos…nos fuimos de viaje, comencé a estudiar un post grado…siempre pensando que todo esto ayudaría de alguna manera a desconectar el pensamiento de aquella única cosa que era ser mamá…

El tiempo seguía corriendo año 2014…y mi esposo decide por el mismo realizarse un espermograma, obviamente desestimado por mi parte ya que para mí era una obviedad que saldría bien puesto que él es papa de dos chicos…y para nuestra sorpresa ese resultado fue un inesperado cero espermatozoide.

La Dra decidió volver a repetirlo y obtuvimos el mismo resultado, fue un balde agua fría, ya que no encontrábamos explicación…concurrimos a un urólogo especialista en esterilidad, quien le diagnostica varicocele severo en testículo izquierdo y leve en el derecho.

Fue la primera vez que nos plantamos en la realidad los dos…y digo esto, porque yo trabajo en la salud y ya había sacado mis propias conclusiones antes de ir al urólogo…yo entendía que no podíamos tener bebes aun desconociendo cual era la causa del espermograma negativo.

En cambio Pablo estaba sin comprender mucho pero tranquilo…yo creo que en estos casos la ignorancia a veces te protege mentalmente.

En ese misma consulta Pablo decidió operarse…y comenzamos toda la coordinación.

A los 6 meses de la cirugía los resultados habían mejorado pero solo un 5 %…para lo cual el urólogo nos sugirió pensar en un tratamiento de fertilidad de alta complejidad.

Al averiguar los costos eran prácticamente inalcanzables para nuestros ingresos.

Para estos tiempos ya estábamos a finales del 2014 y se comenzaba a hablar de la ley de reproducción asistida…

Así en febrero de 2015 llegamos GESTAR.

Para nosotros fue nuestro gran paso…fue como comenzar a palpitar la verdadera oportunidad de cumplir nuestro sueño.

Allí la Dra. Dellepiane y todo su equipo nos recibieron excelentemente, y comenzó el armado de nuestra historia clínica.

Con todos los exámenes paraclinicos a la vista y nuestros antecedentes no fue difícil para las doctoras ir encontrando la causa de esta esterilidad que teníamos.

Salimos de la clínica con una lista de estudios para realizar y con la agenda de la próxima consulta…

Cumplimos con todo lo estipulado y volvimos…deseando que se nos diera la respuesta…y lo mejor de esta segunda consulta fue lo que Marisa nos trasmite es que la ley de reproducción asistida ya estaba al salir… con lo cual nosotros íbamos a poder acceder a realizarnos el tratamiento con muy poco costo.

La ansiedad era cada vez mayor…faltaba muy poco…menos que al principio.

Surgen mas consultas con otros especialistas, Andrólogo, Embriólogo, Psicólogo, etc.

Con los resultados sobre la mesa nos trasmiten que debemos someternos a una ICSI…de todos los procedimientos el más complejo y por esto también teníamos pocas posibilidades de que funcione.

Paralelo a esto Pablo y yo estábamos cada vez mas desgastados…cada vez mas cansados…el dolor que se siente te penetra los huesos…sentís que no vas a poder.

Varias veces dolió tanto que pensé en dejar todo en el camino…invadida por la sensación de que por el cumplimiento de este sueño nuestra relación se iba a la basura…en este proceso llegue a pensar que la única que deseaba este bebe era solo yo…que Pablo solo me acompañaba porque era mi deseo…él siempre repetía lo mismo…que estaba seguro que podríamos lograrlo…

En el proceso entendí que a él también le dolía lo que nos pasaba, solo que lo vivía de manera diferente.

En julio de 2015 presentamos toda la documentación que era necesaria ante el Fondo Nacional de Recursos, a los pocos días nos comunican que debemos abonar el 45 % del tratamiento y que podíamos comenzar en el siguiente mes.

Reunimos el dinero con la ayuda de amigos y de la familia.

Así fue, el 5 de agosto comienzo con toda la estimulación preparándome para la ICSI.

Cada dos días debía ir a retirar la medicación en FNR, y realizarme ecografía de seguimiento folicular, con lo cual me instalé en Montevideo en la casa de una amiga durante este proceso.

En la estimulación logré formar solo 3 folículos, resultados que se me dijo no eran muy alentadores puesto que había menos chances de lo esperable.

Siempre parada en mi realidad pero a la vez sintiendo que estos tres folículos para mi eran los máximo!!!!…ya que había oportunidad…había chance.

Llego el día de la aspiración de folículos, mucho nervio… mucha ansiedad…

Al día siguiente recibo la llamada del laboratorio de embriología y se me informa que ninguno de los tres folículos se habían fecundado…pero que aun así debíamos esperar 1 día mas…ese momento fue de los peores momentos de estos seis años…si todo había dolido…no puedo llevar a las palabras la sensación que me invadió el alma…llore llore llore…no encontré consuelo no tenia explicación de porque me estaba pasando a mi…

Antes de volver a mi casa me reuní con la Dra. Dellepiane y con la Psicóloga me explicaron lo sucedido me contuvieron y explicaron.

No sé que dolió mas si la explicación de lo sucedido o tener que afrontar el resto del mundo que te pregunte…como te fue? Qué pasó? Porque no funcionó? Contener lágrimas parecer fuerte, etc.

Algo que agradezco recomiendo y apoyo 100% fueron dos cosas, que para mí fue importantísimo en el proceso y que debí hacer antes, comenzar una terapia con la psicóloga……….que nos atendió cada 15 días durante tres meses de la manera más cálida amena y amigable…nos escucho y me escucho, me guió, me mostro que no era tan malo lo que me sucedía etc.

Y la segunda cosa fue leer el libro HIJOS MUY DESEADOS…ese libro me marcó…sentí que debí leerlo antes…si lo hubiera hecho tal vez alguna lagrima menos hubiera derramado…tal vez alguna discusión menos hubiera tenido con Pablo…entendí que no estamos solo en esta lucha y que a todos nos dolía de la misma manera, que esto no solo le pasa a mujeres grandes como tenderíamos a pensar…conocí mujeres más jóvenes que yo que luchaban por lo mismo que yo…

Comenzamos con Pablo a averiguar sobre otras posibilidades, buscábamos opciones y vimos la posibilidad de la donación de gametos donación de embriones etc., leímos leímos leímos….hablamos…intercambiamos ideas, ideales, pensamientos etc.

El tiempo seguía pasando….llegamos a marzo de 2016…nueva consulta en la clínica y ahí se nos plantea lo que nosotros ya habíamos estado buscando…donación de gametos por un lado y donación de embriones por otro.

Claro que esto tenía un costo que debíamos costear nosotros ya que aun estos procedimientos no corrían dentro de la ley de reproducción…y aun estábamos pagando el dinero que usamos para el procedimiento anterior.

Salimos de esta consulta con la incertidumbre de tener que decidir qué era lo que deseábamos hacer…es día desde que salimos de la clínica hasta que llegamos a casa, más de 200 kilómetros no hablamos entre nosotros…nada ni una sola palabra…

Recién a la noche pudimos hablar del tema…lloramos, hablamos, hablamos y decidimos que queríamos acceder a una donación de embriones.

Desde ese momento deseábamos que nos llamaran desde la clínica…todos los días pensábamos será hoy será mañana…

Así fue que una mañana de mayo sonó el teléfono y nos informan que teníamos adjudicado embriones para nosotros…fue como tocar el cielo con las manos…no puedo poner en palabras la felicidad que me invadió en ese momento, corrí a contarle a Pablo, y saltábamos de la emoción nos abrazamos y lloramos claroooo.

En junio comenzamos la preparación y a mediados del mes nos hacen la transferencia…

Después de tres días de reposo casi absoluto, aunque las doctoras me dijeron que no era necesario…creo que en tres días lo único que hice fue ir del sillón al baño y a la cama.

Deseando que ese bebe tan deseado se quisiera quedar dentro mío…rece todas las noches por eso…

A los 8 días de la transferencia comienzo con perdidas y me quise morir…estaba sola en casa, llame a mi hermana y salimos al sanatorio para que alguien me viera…me hicieron una prueba de sangre, esperamos los 30 minutos más largos de mi vida para que me digan es positivo…estas embarazada…que felicidad tan grande que emoción por dios…!!!

Hice reposo absoluto, repetí las perdidas a la semana y repetí las pruebas de sangre tres veces más.

Esas semanas me movía lo menos posible…tenía la sensación de que mi bebe estaba creciendo que iba a funcionar…pero a la vez tuve tanto miedo.

Cada vez que tenía que abrir el resultado de las pruebas me invadía una incertidumbre enorme, un miedo que me paralizaba.

Hasta que llego el día de la primera ecografía y allí estaba tan hermoso él con un corazoncito que latía como loquito…con todas sus partes que se estaban formando lentamente…y eso fue increíble…en ese momento supe que este bebe se quiso quedar en mi…supe que me eligió de alguna manera para transformarse en mi bebe…en el ser que le dio sentido real a mi vida…desde ese momento conocí la felicidad…

Y hoy con 36 semanas de embarazo sentirlo moverse es mágico…cuento los días para conocerle la carita…para poder abrazarlo fuerte y contarle cuanto lo amo…cuanto lo desee…

Mónica, 39 Años

Llegamos a GESTAR de la mano de la psicóloga del equipo.. Veníamos de seis inseminaciones, un embarazo de 23 semanas perdido, y dos in vitro fallidas. Muchas frustraciones emocionales y mucho sacrificio físico, emocional y económico.

Encontramos en Marisa y su gente, mucha experiencia profesional y conocimiento, pero sobre todo un EQUIPO dispuesto a escuchar y a sumar desde lo humano.

Nunca nos dejaron bajar los brazos y siempre pusieron sobre la mesa todos los escenarios posibles para ayudarnos a elegir el mejor camino.

De la mano de todos los integrantes de GESTAR (médicos y no médicos) llegamos al embarazo, y 37 semanas más tarde, logramos tener a nuestra Matilde en casa.

Hoy es la bebé más amada del mundo y estaremos eternamente agradecidos al equipo de GESTAR.

Eva, 35 años

Antes de la primera eco transvaginal que constató el embarazo me hice más de 35 ecografías iguales. Seguimiento folicular, le dicen.

Es difícil contar la historia de la búsqueda de un embarazo, pero si la tuviera que resumir en cantidades de análisis y estudios que hace sobre mi cuerpo quizás sería más fácil de contar. Tengo guardado todo aún en una bolsa de papel que le fue afectando un poco el peso de cada uno de ellos y que llevamos a cada consulta en la clínica.

Cuando buscamos el embarazo creo no sabemos qué puede implicarnos en energías. Es una búsqueda en una misma y en la pareja, adentro, de un deseo que poco sabemos por dónde nos llevará.

Llegamos a GESTAR luego de pasar por otra clínica donde no nos gustó la atención y por la recomendación de una amiga. La primera consulta hizo la diferencia, allí estaban las doctoras, dibujando en fichas todo aquello que se juega en los cuerpos de él, de mi y de ambos para que exista un embarazo. Había mucho para hacer. Algunas palabras que fueron claves para mí estuvieron presentes ese día. «No hay un diagnóstico, si no que cada tratamiento y acción es diagnóstica» para ser más clara, no se sabe todo hoy, lo iremos sabiendo a medida, con cada estudio, con cada reacción a los tratamientos y cada intento es diagnóstico en si mismo, nos permitía saber algo más.

Previo y paralelo a los tratamientos una busca encontrar otras respuestas, desde distintos espacios alternativos (la tintura de…, la maca peruana, la respiración así y el cuerpo asa) pero un día luego de llorar desconsolada en el consultorio al tener que optar entre volver a hacer un nuevo intento de relaciones programadas o hacer la primera inseminación, sentí que algo muy importante era confiar en la medicina, en lo que estaba haciendo allí, en que era posible, en que no había culpables, ni fallas irreparables, en ir paso a paso y que también en este camino estábamos disfrutando de conocernos, de acompañarnos y de tenernos como pareja.

La primera inseminación trajo el primer test positivo, duro poco pero sirvió mucho. En pocos días el embarazo se detuvo, sabíamos era una posibilidad, sin embargo para mí fue lo mejor contactar con que era posible estar embarazada y que por lo pronto llevaría sólo más tiempo, no más que eso.

Los números de teléfono de las doctoras están más que agendados en nuestros celulares, las visitamos infinidad de veces, y siempre sosteniendo el proceso, explicando, sacando dudas, considerando todas las alternativas posibles. Allí estuvieron al firme hasta cuando tocaban las eco los domingos.

Hicimos cinco intentos, pusimos mucha energía. Dos intentos de relaciones programadas y tres inseminaciones. Luego paramos, la voz firme de Marisa nos dijo que habíamos hecho un montón de cosas en menos de un año. Que era momento de ver qué pasaba mientras, que todo podía ser y que en febrero íbamos a alta complejidad. El 21 de diciembre de 2015 fuimos con mi ginecólogo a llevar todos los análisis y papeles para que los firme y llevar al Fondo Nacional de Recursos, y también lleve un test positivo que hoy es algo más que eso. Se llama Federica y tiene 5 meses y medio.